Esta iniciativa municipal para apoyar el retorno del talento ha contado con un presupuesto de 500.000 euros. Ha sido gestionado desde la Agencia de Innovación y Desarrollo Económico con el asesoramiento de la organización Volvemos.org por el cual Ayuntamiento de Valladolid pagó 10.930 euros en concepto de consultoría y difusión. Gracias a la repercusión mediática de esta organización, el Plan de Retorno del Talento ha obtenido una destacable presencia en los medios de comunicación de ámbito nacional. Se convirtió así en la medida estrella en materia de desarrollo económico del ayuntamiento.

La convocatoria del Plan de Retorno del Talento fue publicada el pasado mes de mayo de 2017 e incluía tres líneas de ayudas. La primera perseguía subvencionar los contratos laborales que empresas vallisoletanas realizaran a los profesionales retornados. La segunda línea apoyaba los proyectos emprendedores personas retornadas. Mientras que una tercera línea ayudaba en los gastos vinculados con el retorno de las personas que han obtenido alguna de las anteriores subvenciones.

Las empresas vallisoletanas desaprovechan la oportunidad

Tres meses después de la finalización de la primera convocatoria de ayudas del Plan de Retorno del Talento, a finales de enero el concejal de Hacienda y Promoción Económica, Antonio Gato, presentó a los medios los resultados de la iniciativa.

Esta primera edición del Plan de Retorno del Talento ha servido para que 15 hombres y 2 mujeres con alguna vinculación con la ciudad de Valladolid hayan regresado a la capital. La vinculación con Valladolid en 13 casos ha sido por nacimiento y en los otros 4 casos es por estudios. Siendo la media de edad de las personas retornadas de 35 años.

La mayoría de profesionales que han retornado no lo han hecho desde tierras muy lejanas. Más bien todo lo contrario. Mayoritariamente las personas proceden de otros territorios de España como Madrid (5 personas), Cataluña (2), Aragón (1) y Castilla-La Mancha (1). Aquellas que lo hacen desde el extranjero lo hacen desde Alemania (2), Reino Unido (2), Holanda (1), Irlanda (1), México (1) y Egipto (1).

La alta cualificación de los solicitantes destaca del estudio de los perfiles profesionales. Los retornantes poseen titulación universitaria mayoritariamente en el área de la ingeniería, especialmente industrial, seguida por la biomedicina, el diseño, y las ciencias sociales. Además, la mitad de ellos tiene formación de postgrado y todos dominan el inglés, y la mayoría maneja fluidamente otro idioma.

Únicamente 4 empresas han respondido a esta convocatoria. De estas empresas, la mitad son empresas vallisoletanas.

Pero el dato más preocupante de esta primera edición del Plan de Retorno del Talento ha sido el número de empresas locales que han ofrecido contratos para las personas retornadas. Únicamente 4 empresas han respondido a esta convocatoria que les ofrece una oportunidad para captar personal cualificado con una experiencia internacional. De estas empresas, la mitad son empresas vallisoletanas mientras la otra mitad son centros de trabajo de empresas foráneas (Ferrovial y Findus).

En total el Plan de Retorno del Talento ha facilitado la contratación de cinco profesionales mientras que otra persona ha sido contratada por la fundación pública Instituto de Estudios de Ciencias de la Salud de Castilla y León. Estas contrataciones contribuirán a iniciar o fortalecer los procesos de internacionalización o mejorar los procesos productivos o favorecer la creación de nuevos productos o servicios.

Este pobre resultado en lo referente a la creación de empleo contrasta con las 11 personas retornadas que han solicitado ayuda para la puesta en marcha de un total de 10 proyectos de autoempleo. Ello ha supuesto una ayuda del Ayuntamiento de Valladolid que asciende a los 306.500 euros. Mientras que las 6 contrataciones que han realizado empresas y organismos públicos locales ha supuesto un desembolso total de 192.150 euros.

Un portal en internet con poca atracción

En el mes de septiembre del año pasado, tras una inversión de 9.922 euros, se estrenó la plataforma web retornoavalladolid.es. Esta segunda herramienta del Plan de Retorno del Talento es un espacio online donde las empresas pueden publicitar sus ofertas de empleo para atraer nuevo talento y aquellos vallisoletanos que tuvieron que marchar en algún momento pueden darse de alta para recibir información y participar en las ofertas de empleo.

En cuatro meses de funcionamiento, 53 vallisoletanos emigrados se han dado de alta en la plataforma. A través de estas personas registradas se conocen las motivaciones que poseen para desear regresar a Valladolid. Acercarse a su familia, la calidad de vida de la ciudad, y volver para crear una familia son las principales razones que declaran.

19 empresas que cuentan con un centro de trabajo en Valladolid las que han publicitado 24 ofertas de trabajo en la web de Retorno del Talento.

En contrapartida, han sido 19 empresas que cuentan con un centro de trabajo en Valladolid las que han publicitado 24 ofertas de trabajo en la web de Retorno del Talento. La radiografía de estas empresas es la siguiente: son de tamaño mediano, mayoritariamente del sector TIC y la consultoría, seguidas por las que pertenecen a los sectores industrial y agroalimentario. Un dato que no se ha aportado son el número de empresas que han solicitado el Sello de Empresa Colaboradora con el Retorno del Talento.

Una plataforma web similar a la desarrollada por el Ayuntamiento de Valladolid es la realizada por el Ayuntamiento de Córdoba. La iniciativa Volvemos a Córdoba consiguió, también en cuatro meses, la inscripción de 160 cordobeses emigrados y la participación de 20 empresas locales. Todo ello sin contar con una línea de subvenciones como ha ocurrido en Valladolid.

Como ya se ha hecho referencia anteriormente en eldivergente.es se puede concluir que los resultados obtenidos hacen necesario dotar a Valladolid de un plan estratégico. Una vez más
ha quedado patente que poner en marcha acciones o líneas de subvención aisladas no surten
el efecto deseado y su impacto socioeconómico es bastante reducido. Un plan estratégico
basado en la participación ciudadana y el consenso de las organizaciones y entidades implicadas en el desarrollo económico y social de nuestra ciudad proporcionaría las bases para generar un crecimiento económico y social sostenible capaz de atraer el talento que la ciudad ha perdido en la última década.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here